Cargando...

Costa Rica le apuesta a la transformación del equipo de cumplimiento para luchar contra el lavado de activos

2017-05-08

Transformar los equipos de cumplimiento incluyendo perfiles técnicos, adoptar nuevas herramientas para la minería de datos y generar modelos que anticipadamente detecten situaciones o vulnerabilidades en las operaciones son algunas de las apuestas en términos de cumplimiento en Costa Rica. 

De las 15 instituciones financieras que hay en Costa Rica unas cinco entidades hoy le apuestan a un cambio sobre la forma en la que se trabaja en los equipos de cumplimiento. Así lo comentó Daniel Bañados, contador público, especialista contra el lavado de dinero de Acams y profesional certificado de CP/AML (FIBA-FIU), con experiencia en instituciones financieras internacionales, en las áreas de control y prevención de lavado de activos, cumplimiento regulatorio, administración de riesgos operacionales y regulatorios, así como auditoría interna y externa. 

Bañados, en conversación con Huella Forense, señaló varios aspectos que en instituciones del país centroamericano se han empezado a trabajar para ir más allá frente a la prevención de riesgos en el sector financiero. 

Principalmente, el romper el paradigma del equipo tradicional de cumplimiento, que trabaja con un sistema únicamente de detección, incluir los perfiles técnicos en estos equipos y buscar un enfoque preventivo de modelaje que permita anticipar situaciones es la propuesta, de acuerdo a Bañados. 

“Es un cambio de chip, de romper paradigmas desde el punto de vista en que venía operándose en cumplimiento hace unos cinco o seis años atrás”, dijo Bañados. Y precisamente la primera medida que debe tomarse para iniciar este camino es el apuntar al cambio de perfil de los equipos de cumplimiento. Sobre este primer punto, Bañados explica que se debe pasar del equipo de analistas que puedan tener experiencia en riesgo, en auditoría y auditoría forense a incluir en los equipos perfiles más técnicos, como ingenieros de sistemas, industriales, técnicos en computación, estadísticos y matemáticos, entre otros.

Perfiles que “permitan armar un equipo de trabajo distinto. Justamente para poder operar con las herramientas de perfilamiento y de establecimiento de modelos para la identificación de lavado de activos. Más que un cambio de herramientas es el primer paso en el cambio de perfil del equipo”, agregó. 

Por ello, insiste en que un equipo multidisciplinario de este tipo permite contar por un lado con los profesionales que tienen experiencia, conocimiento y visión sobre aquello que se quiere identificar, como una operación sospechosa, un esquema sospechoso en una operación bancaria, y por el otro, con un grupo técnico que conoce y puede montar los equipos, o trabajar los modelos predictivos, hacer trabajos de modelado, hacer inteligencia de negocio, aplicar cumplimiento. 

“Esa fusión da como resultado el científico de datos, que es una persona con formación técnica, desde el punto de vista de los números, de administración y manejo de bases de datos, pero que además captura toda la experiencia del perfil tradicional del experto en cumplimiento. Tienes al final una persona con conocimiento y manejo de base de datos y modelos predictivos que asimismo se volvió experto en el lavado de activos. Eso es quizás lo que se quiere, no buscas una persona que solo sepa manejar los datos, sino que sepa manejarlos, administrarlos y lo que está buscando”, señaló Bañados.

Como segunda medida, de cara a la transformación de los equipos de cumplimiento, Daniel Bañados se refiere a la importancia del manejo de datos ya que de la calidad de estos depende el éxito del trabajo por encima de la adquisición de una herramienta de modelamiento o perfilamiento en el mercado.

De la organización masiva de los datos históricos, del promover una cultura dentro de la empresa sobre el ingreso correcto de la información, el buscar la calidad y el realizar un monitoreo constante de la calidad de esos datos –que permita su depuración y estructuración– depende que se pueda pasar al tercer paso en esta transformación, que es buscar y adquirir una buena herramienta para generar modelos predictivos.
 
Según Bañados, desde las transformaciones que ha liderado, y desde su experiencia, el rastrear herramientas que les permitan generar no solo modelos predictivos, sino que les permitan manejar bases de datos y segmentar (minería de datos) es fundamental. 

Por ello cuenta que se han inclinado por herramientas que permiten establecer, a nivel de la transaccionalidad de los clientes, cómo está fluyendo el dinero dentro de la entidad bancaria. 

Migrar a herramientas que permitan generar modelos que, de forma anticipada, puedan detectar situaciones o vulnerabilidades en las operaciones o que permitan determinar alguna tipología o riesgo que se pueda estar generando, como lavado de activos, es esencial, de acuerdo con el experto.  

“A partir de estas herramientas nosotros estamos tomando la data transaccional y generando nuestros modelos; segmentar para luego establecer patrones de cómo se están moviendo las transacciones, entre quiénes se están trasladando y comenzar a establecer aquellos que tienen cierto grado de riesgo o vulnerabilidad. Los propios modelos van aprendiendo sobre cómo se mueven las operaciones”, explicó. 

Son modelos que, entre otras cosas, también ayudan a identificar dentro del universo de clientes, los que están desarrollando patrones de riesgo para generar un análisis. Un camino que cuenta han emprendido en Costa Rica la mayoría de las entidades financieras.

“Estos análisis se hacen de manera proactiva, es decir, ya no es el sistema de monitoreo que te dice que algo sucedió desde el tema detectivo, sino que es el sistema de modelaje el que trabaja en este punto. Con estas dos herramientas se logra detectar el riesgo potencial de aquellos clientes que están operando de acuerdo a un modelo que decimos que tiene una estructura de riesgo, lo que nos permite actuar de manera anticipada y proactiva, antes de que se pueda cometer un ilícito o una operación inusual dentro de un banco”, comentó. 

Al respecto, señala que no se puede hablar de la existencia de patrones comunes en Centroamérica y Suramérica, por lo que subraya que es fundamental trabajar en la segmentación de los clientes, productos o canales y jurisdicciones donde opera cada institución financiera para determinar factores de riesgo o vulnerabilidades. Y recuerda que a nivel de estándares internacionales, los factores de riesgo para el tema de lavado de activos la mayoría de regulaciones, como Sarlaft, en Latinoamérica, hablan de cuatro factores de riesgo: clientes, productos, canales y jurisdicción. Pero depende de los equipos determinar hasta dónde se quiere llegar.  

“En mercados más grandes como Colombia, Perú o Argentina definitivamente tienen que desagregar mucho más sus modelos. En mercados más pequeños, como los centroamericanos, la segmentación podría quedarse en un segundo o tercer nivel. Pero va a depender de la experiencia, y por eso es importante el equipo multidisciplinario al que me he referido. Es importante además establecer información propia sobre qué es lo que está sucediendo en el país, estadísticas de gobierno, estadísticas de detención, de consumo, de decomiso de drogas, de toda la parte estatal que te permita alimentar estos modelos y establecer las vulnerabilidades del lugar donde estás operando”, concluyó. 

Pero para llegar a generar un cambio de paradigma como Bañados ha señalado, las dificultades no se presentan en las herramientas, estas se presentan internamente en las empresas, organizaciones, compañías. El establecer el equipo de trabajo adecuado es el primer desafío que se tiene.

“Definitivamente puedes tener la mejor herramienta de mercado, la más cara, la más potente, pero si no tienes a las personas adecuadas en el equipo y no tienes calidad de datos a nivel de la organización, vas a hacer muy poco con la herramienta”, dijo. 

De esta misma forma, migrar al uso de estas herramientas y la implementación de estos modelos de trabajo tampoco son procesos simples, y de acuerdo con el experto este proceso puede tomar más de un año. 

Por lo que destaca que es primordial, adicionalmente, para aquella organización que decida migrar a un esquema para hacer minería de datos y trabajar con modelos predictivos lograr el convencimiento de la alta gerencia. 

“Si no se cuenta con el convencimiento de la junta directiva, de la gerencia general, sobre las bondades o los resultados que se pueden obtener de este tipo de procesos, definitivamente todo es cuesta arriba. Porque si hay que hacer mucha inversión se deben involucrar muchas áreas de la organización en el aseguramiento de la calidad de los datos. No es algo que se pueda manejar solo desde un área de cumplimiento, es un tema integral y por lo tanto el convencimiento de la alta gerencia es importante. Básicamente esa es la recomendación de inicio, si no hay un convencimiento y apoyo de alto nivel esto se vuelve muy complejo”, sentenció Bañados. 

Con el respaldo de la alta gerencia, las oportunidades en este campo van hasta donde la compañía quiera llegar, según cuenta el experto, en el tema de prospectación o el tema de modelaje el campo de acción es ilimitado, “lo puedes ir llevando de acuerdo al nivel y capacidad de administrar que tengas, el tamaño del equipo y las problemáticas que tengas dentro de la organización; dependiendo del tipo de producto que vendas o el tipo de clientes, el cielo es el límite. Va a depender de lo que quieras hacer”, concluyó. 

Los resultados para los bancos costarricenses que han implementado esta metodología –que en el caso proveniente de la experiencia de Bañados se basó en la experiencia colombiana– son positivos frente a la calidad de la información que se está reportando a las autoridades, de acuerdo con el experto.

“Estamos reportando información de manera más eficiente, quizás con un mayor detalle y valor, a las autoridades y estas lo han reconocido. Están viendo con buenos ojos las inversiones que los bancos estamos realizando, porque los resultados los apoyan más que los que anteriormente veníamos manejando, aunque eran buenos estos dan un mayor valor y le permiten a la autoridad actuar de mejor forma”, agregó. 

La ganancia en este sentido no es solo externa, también es interna, subraya Daniel Bañados, pues el entrar al mundo de la segmentación, modelado y redes permite identificar situaciones que antes no se detectaban.  

“Buscamos el blindaje con controles adicionales, o quizás reduciendo la exposición en determinados mercados o productos, porque ahora hemos podido ver la forma en la que se pueden estar utilizando o donde está la vulnerabilidad. Como esto tiene un componente de prevención más que de detección nos permite actuar de manera anticipada para que el banco no se vea expuesto.  Nos permite blindar nuestros productos, mejorar los controles en nuestros canales, tener un mejor filtro en nuestros clientes y saber dónde operamos a nivel de jurisdicción”, concluyo Bañados.

 

Lucía Jiménez
Redacción Huella Forense 

Twitter: @HuellaForense

Síguenos en: